Delegar no tiene por qué ser caro

Cuando se necesita ayuda para gestionar un negocio, suele ser necesario delegar ciertas tareas. Esto implica un gasto adicional que, a primera vista, puede parecer innecesario. Sin embargo, considero que no es así. Dirigir un negocio digital requiere, en general, más trabajo que uno físico, ya que el potencial de crecimiento es mayor y permite realizar la mayoría de las tareas desde un mismo lugar. Si antes era habitual contratar publicidad en medios tradicionales, ahora la atención se centra en las redes sociales, lo que implica un trabajo considerable, a menudo invisible, para mantener tanto las redes como la página web activas y actualizadas.

Contratar la ayuda de un profesional es la última idea que se le pasa por la cabeza a un emprendedor o emprendedora, son gastos que le parecen innecesarios, convenciéndose a sí mismo que lo tiene todo controlado.

Un profesional a parte de gestionarte tus redes sociales, te puede ayudar a otras tareas diarias que a veces no te dan tiempo ha realizar porque tienes reuniones con los clientes o porque estás de viaje, sobre todo lo más importante, porque tienes que atender a tus clientes, en ese caso, le puedes pedir ayuda y te ahorrará mucho trabajo de la semana, pero nunca hay que tener miedo a delegar, hay que tener confianza en esa persona porque le vas a ceder datos sensibles propios y también va a conocer más de ti, de tu vida profesional y personal.

DELEGAR TAREAS NO TIENE POR QUÉ SER INCÓMODO, AL CONTRARIO DEBE SER LO MÁS NORMAL PEDIR AYUDA PARA SEGUIR AVANZANDO.

Siempre que se comienza un negocio, hay que hacer cálculos, añadir gastos propios y gastos que pueden surgir como puede ser delegar.

Si crees que no puedes con todos los gastos, puedes contratar por horas y que te ayude en las tareas que más necesites avanzar durante la semana.

Podéis llegar a un acuerdo para trabajar, si tu negocio no termina de despegar que te ayude durante un tiempo según vayáis viendo, pero también es importante dejarte asesorar porque ese profesional te puede ayudar y mucho a avanzar.

El trabajo de un asistente virtual no es caro, recuerda que te está gestionando tu negocio y no puedes pensar que es «dinero tirado» es una inversión y al igual que en la imprenta te preparan las tarjetas de visita, te hacen las octavillas con las imágenes de tu negocio o te editan en una revista la publicidad y le pagas y no le pones ninguna pega a la hora de pagar, el trabajo de un asistente virtual es un trabajo digital incluso con más responsabilidad y mucho más valor, porque te diseña, te edita, te hace el texto o el copy, atiende a tus clientes, vigila tus redes sociales, puede trabajar en varios idiomas e incluso te puede llevar la contabilidad, por eso DELEGAR NO TIENE POR QUÉ SER CARO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio